suscríbete con RSS

escribe tu correo

7 ago. 2017

primeros días en la casa nueva: aterriza como puedas

primeros-dias-en-la-casa-nueva
pues nos habíamos quedado en el día de la mudanza.

y te acuerdas que te dije: verás cuando te cuente cómo fue el primer día en la casa nueva... pues aquí va el relato de aterriza como puedas, versión ibérica.

día 0
para empezar, estábamos buscando en las caja las llaves del trastero, que tuve a bien no sacar del cajón del escritorio el día de antes de la mudanza... y de fondo, sin parar: "señora, ¿dónde va esto?", y yo de nuevo nublada con lo de señora...

una vez encontramos las llaves, matarile, y ya con todas las cajas colocadas en sus respectivos cuartos (que no abiertas, ni vacías), se van los de la mudanza, y empezamos a instalarnos.

voy a poner las sábanas nuevas en nuestra cama nueva. bajera, perfecta. encimera, ideal. fundas de almohada... genial, no vienen dos como ponía, sino una grande... mañana la cambio, pongo el otro juego... ah, que no, que le pasa lo mismo... bueno, no pasa nada, dormimos con la bajera y ponemos camisetas a modo de fundas.

vamos ahora a poner la barra de la cortina en la bañera (como te conté, descartamos mampara por facilitarnos el bañar a C). barra extensible, de 75cm a 4m... es cuestión de encontrarle el punto para que tenga la longitud que necesitamos. no hay manera. leamos las instrucciones: estirar, encajar. voy a ver en inglés, no sea que ponga algo más.. "en caso de que la longitud sea mayor que la deseada, cortar con una sierra para metales". estupendo, la típica sierra que siempre tienes en casa. no pasa nada, nos ducharemos con cuidado mañana y listo.

vamos a la casa antigua a cenar, para vaciar la nevera y dejarlo todo listo, que en dos días entregamos la casa a la agencia de alquiler (algo que recomiendo encarecidamente evitar: alquilar mediante agencia). salimos de la casa, cierro la puerta. no puedo. ¿que pasa? albricias, C ha dejado puesta una llave por fuera. no podemos cerrar ni entrar. no pasa nada, mañana lo solucionamos.

ya de nuevo en la casa nueva, nos olvidamos de ver la tele, porque el cable que han traído está roto, el bueno se quedó allí... y de internet ni hablamos, claro.  tiraremos de datos, que los libros siguen todos embalados...

día 1
el despertar al día siguiente fu glorioso. me meto en la ducha, pegada a la pared para no inundar el baño y, ¡oh, sorpresa!.. no tenemos agua caliente. genial. no pasa nada, ducha rápida y a llamar a los del gas por la mañana para que lo solucionen.

los del gas me comunican que tiene que ir un técnico a hacer un enganche, cosa que no me dijeron la vez que llamé hacía unas semanas. "irá en un plazo entre 3 y 7 días laborables". "ya, pero es que me voy de vacaciones en dos días". "le llamarán para concretar cita". que me den.

por la tarde, me acerco a la casa antigua. resulta que, aunque comuniqué a la agencia el problema de la puerta, ha ido una persona a la cita que teníamos para entregar la casa, porque no le han avisado del problema. así que quiero, por un lado explicar a los porteros que no me he fugado, y por otro preguntarles si me pueden ayudar con la puerta.

como buenos conserjes, todos (hay varios, es una urbanización) habían abierto antes puertas varias con radiografías. pero por más que intentan la mía no lo consiguen. toca cerrajero a precio de oro.

me dan el contacto de uno (el cerrajero habitual está en la playa), y tras colgarme varias veces, finalmente me coge y me dice "no te coy a engañar, no voy a ir, no me da la vida". bieeennn. no pasa nada, encontraremos a alguien.

día 2
al final, la propia agencia me da el teléfono de un cerrajero. concertamos cita, y salgo del trabajo a por un taxi para poder llegar a tiempo. espero, espero, y no pasa ninguno. al fin veo uno, me subo, le digo el destino y el camino que sigo habitualmente y me dice "si vamos por ahí, igual no llegamos. estamos de huelga y hay piquetes, acaban de reventarle el coche a un compañero". ahh... muy bien.. qué tranquilizador todo...

el caso es que conseguimos llegar a destino, y el cerrajero, por 60 euritos de nada (y porque no le pedí factura y no me metió iva), con una radiografía, por supuesto, abrió la puerta en un segundo. y pude entregar la casa al fin.

día 3
ya a la vuelta de la playa. el del gas fue cuando estábamos fuera, y tuvo que ir mi padre a abrirle... dos días, porque el primero no se presentaron, así son ellos. y el segundo, cuando terminó, lo dejó precintado. ¡¡precintado!! "tiene que venir ahora el instalador a quitar el precinto"... ¡¡¡¿¿¿pero es que no pueden decirlo todo desde el principio???!!!

así que contacto con el reformista, para que avise al instalador. y la respuesta que obtengo es "está en benidorm, dice que lo desprecintes tú misma y te duches con agua calentita". y tan a gusto.

y la verdad es que eso hice, no te voy a engañar.


y hasta aquí llegó el post de hoy. largo, discúlpame, pero tenía que contártelo. ¿qué te ha parecido?



no te pierdas nada, ¡sígueme en ¡sígueme! 

2 comentario(s):

  1. Ay, ¡cuántas desventuras! Espero que sean las últimas y que a partir de ahora te vaya todo rodado.
    Nosotros nos mudamos en septiembre, en nuestro caso a la vuelta de las vacaciones; ¡espero que tengamos menos complicaciones!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡tú toma buena nota aquí de todo lo que no hay que hacer, y verás qué bien! 😄

      Eliminar

Coprights @ 2016, Blogger Templates Designed By Templateism | Templatelib